Se ha producido un error en este gadget.

Translate

jueves, 8 de marzo de 2012

A las Mujeres que aman demasiado*

Hoy también es el día de las mujeres que aman mucho. Tanto que es demasiado.

¡Atención! Quizás las próximas líneas no sean del tono a las que las tengo acostumbradas. El punto es que encuentro la imperiosa necesidad de aprovechar este día para hablarte mirándote a los ojos y sin pestañar a vos que quizás sos o fuiste, como yo, una mujer que ama al otro mucho mas de lo que te amas a vos misma y no porque te salga la Madre Teresa de Calcuta de adentro sino porque estas desesperada porque te quieran por lo menos mas de lo que fuiste querida en toda tu vida.

Asi es que tarde o temprano, mas la segunda que la primera, nos volvemos adictas. Si, adictas. Mamamos del Inconsciente Colectivo, de nuestra madre, encargada o tutora y hasta de cualquier mujer con la que podamos hablar en la parada del mismo colectivo en el que viaja el inconciente, una especie de adicción intrauterina por rehabilitar hombres tarados y habilitar relaciones que en teoría son amorosas, pero que en el fondo no son mas que un parche para una necesidad mas profunda que es la de ser queridas a toda costa.

Solo te quiero pero igual sigamos saliendo porque quizás algún día te ame. Tengo mucho problemas así es que prefiero estar solo. No sos vos, soy yo que no se que quiero. Son solo algunas de la frases que no transportan casi a la velocidad de la luz a un infinito punto rojo lleno de excusas de hombres que no nos quieren bien y que lejos de alejarnos no acercan al punto tal de no reconocer que si lo de “Mi Mama Me Mima” hubiera sido real en nuestra niñez, no elegiríamos ese tipo de relaciones que hasta nos dejan a nosotras mismas de lado. En ese lado oscuro de una luna que esta mas cerca de ser de hiel que de miel.

Pero como decía el Chapulin Colorado, “que no panda el cúnico” porque el trabajo es como de hormiga, arduo pero necesario. Asi es que te propongo, para la próxima entrega, que pensemos juntas un lista de recomendaciones para ir tomando cartas en el asunto antes que el asunto nos gane de mano, nos muestre su mejor carta y nos cante truco en la cara.



*NORWOOD, Robin. Women Who Love Too Much (Mujeres que aman demasiado). 6ta ed. Barcelona. Zeta. 2009. 324 p.

6 comentarios:

  1. Barbara cada vez escribis mejor. Como dicen muchos de las personas que te leen. Cuando vas a escribir un libro? Saludos desde Madrid

    ResponderEliminar
  2. AAHHHH Qué útiles que fueron las palabras de ese libro hace 3 años en mi vida. Tristemente fui una mujer que amó demasiado. No se si era la necesidad de tener el control de todas las situaciones, la necesidad de tener un hijo o la necesidad de pedir a gritos ser el centro del mundo y que me valoren como ser especial. De cualquier lado por donde se lo mire, cometí un error. El error de arruinar varias relaciones.
    Después de leer ese libro, tuve la fortaleza de auto evaluarme, pelearme conmigo misma y salir adelante. A partir de ahí, ya conoces mi historia. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco cada instante por el que pasaste asi es que ya conoces mi historia tambien. Lo bueno que cruzamos el puente y podemos contar la historia desde el otro lado de la orilla.

      Eliminar
  3. Buenas, muy interesante el blog los invito a nuestro blog,

    http://laberintosocial.blogspot.com/

    Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Demasiado bueno tu blog y esta entrada genial!

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario que será respondido a la brevedad.