Se ha producido un error en este gadget.

Translate

martes, 19 de enero de 2010

¿Cenicienta por un tiempo o La Chacha de Patoruzito?

Para que vamos a preveer si la historia es impredecible decís mientras te dirimís entre una Caipirinha y un Fernet con Coca o mejor entre un hermosísimo extranjero (foráneo, bárbaro, yanqui, que para nosotros lo mismo aunque el susodicho no sea de América, ¿Por qué llamarán a Estados Unidos de Norteamérica, América? No es solo un país que no todo un continente?) y un argentinazo marca dulce de leche.
El primero, que se va en algunos pocos meses, te propone el sueño de toda mujer: ser la Cenicienta solo en la parte en la que a ella le va bien, no en la que tiene que bancarse a la insoportable de la madrastra y limpiar como una yegua. La parte en la que aparece el príncipe azul a enamorarla y a hacerle la vida mas feliz, esa parte donde ella esta divina super lukiada (otra word de palermogólico) y calza tremendos zapatos, aunque se escapa por ahí y lo sabés, la parte en la que el carruaje en escasos meses se convertirá en puré mixto con bife a caballo y tu look de perra comehombres en un enorme pañuelo blanco que azotarás en Ezeiza cuando su avión despegue.
En cambio, el marca Bondi Fileteado Tigre-LaBoca, ese macho argentinazo te propone una relación sin fecha de vencimiento. Aunque sabes que por algún lado tiene que estar, la buscas pero no la encontrás, como cuando compras en el supermercado chino una lata de choclo amarillo venida de Brasil a la que es imposible de encontrar el dato, como si el choclo hubiera tomado un elixir de la vida eterna y se pudiera mantener ahí imperturbable encerrado por siempre... upa! no lo había pensado antes ¿me estaré ahorrando varios años de envejecimiento comiendo choclo brasilero?

Volviendo a lo que nos pone en un cruce de esquinas: la incipiente relación con el papito argento no tiene fecha de caducidad pero no por eso te ofrece garantía de durabilidad asegurada.

Que hacer. ¿Cenicienta por un tiempo o La Chacha de Patoruzito?

A simple vista la elección no es difícil te dice tu amiga Vive El Presente Y no Evalúes lo que Cueste, tu amiga copada con la que te llevás súper bien un sábado a la noche porque te da coraje para tirarte a la pileta aunque no haya agua en un boliche súper top de la costanera, pero el domingo te deja sola con el machucón en la cara que te dejo un pibe que vació la pileta en el momento en que te estabas tirando bomba. Es el tipo de amiga con el que la pasas bárbaro hoy pero mañana agarrate catalina. Tu otra amiga Pensalo Dos Veces Antes de Mandarte No Quiero Verte Sufrir Mañana, es el tipo de amiga que no te empuja al vacío hoy, va a estar mañana domingo curándote las heridas si lo hiciste y te pide que vivas sin demasiados riesgos porque es menos doloroso. Ajá! Perfecto el tipo de amigas que te vuelven a poner en el cruce de esquinas sin empujarte hacia ninguna dirección: ¿caipira o fernet?
Y entonces mientras te tomas un mate en tu depto de soltera pensás que en realidad venís de una relación que se perfilaba seria. Vos no lo decías, pero tu suegra si: esta es la novia de mi hijo, y aunque te daba un poco de frio por la espalda, en el fondo te gustaba la palabra, y más aún que la mencionara una institución como es una Suegra. Ya te ibas sintiendo como pato en el agua con esa función cuando, dejaste de serlo de un día para el otro, lo que confirma la teoría de que ni una institución te da garantías de nada. A gran escala me suena familiar esto: la Argentina será como una enorme suegra que hoy te dice que somos novios y mañana te acorrala la lista de casamiento y te incauta los souvenirs?

En fin, venís de esa situación, así es que un día juntás a tus dos amigas y entre caipiriñas y fernandos les advertís que te vas a tirar a la pileta, pero esta vez con flotadores de patitos en los brazos, que vas a intentar una historia con el Nunca Te Olvides En Pocos Meses Me Voy porque te divierte, porque al fin y al cabo quien te quita lo bailado y porque en el fondo te gusta ser la Cenicienta aún sabiendo que a pesar de terminar comiendo puré mixto con bife a caballo siempre hay una posibilidad de que te vayas a caballo con tu príncipe dorado.

martes, 5 de enero de 2010

366 días con Él - Segunda parte

Luego del te amo dicho así como así, de la nada misma o del todo mismo, él te da un abrazo, un muy cálido y silencioso abrazo y te vas a almorzar con tus viejos, un domingo que ya no es como todos los domingos, por que es el día en que le dijiste por primera vez Te Amo. Es el día T.A.

Como lo tuyo solo fue un acto fallido digno de ser analizado por todas las sesiones de terapia que te alcancen con los sueldos y aguinaldos venideros de acá al día del juicio final o un exabrupto de tu corazón que ahora se envalentona reprochándote el descuido, como si no tuviera nada que ver con el caso, ni siquiera como autor material, no esperas ninguna respuesta de él. Aunque las dos sabemos que es lo único que deseás escuchar de ahora en mas, aunque no se deba notar, ni en los próximos mensajes de textos, los llamados por teléfonos o salidas, ni siquiera cuando nuevamente ese rictus tome tu cara por rehén haciéndote parecer mas a un psicópata que a la dulce señorita que solés ser cuando salen juntos. Pero, insito, por el momento debés controlar la insostenible ansiedad de escuchar que te corresponde en el sentimiento haciéndolo verbo, sino querés que ocurra una de las dos reacciones más comunes del género masculino ante esta situación: salir corriendo o quedarse y salir corriendo más tarde.

Te amo.

Un día, en medio de una clase de Origami tan interesante como todas, el celular canta con esos acordes elegidos especialmente para él, esa melodía que deseás que se repitan en un eterno bis, entona las mas bellas notas anunciando un nuevo mensaje de texto de él: Te Amo. Dos palabras, cinco letras, las combinación semántica que estabas esperando (aclaro, para la que se acaba de sorprender al leer igual que lo hiciste vos mientras plegabas la alita de una grulla, que te esta correspondiendo en el sentimiento y que lo hizo verbo, repito, lo que dice es que te ama). Como ya tenés el brazo rojo de pellizcarte porque no podes creer lo que te esta pasando, la interrumpís a tu compañera mientras esta plegando el piquito de una grulla mucho mas linda que la tuya, para que te confirme que lo que estas leyendo es real y que el remitente es efectivamente de tu chico y no es alguien que se pasa de listo jugando con corazones ajenos. Confirmadísimo, el te amo es de él y seguís sin creerlo, te falta plegar otra alita para que la grulla sea grulla y no una colección de dobleces inconducentes, pero no te importa, Mimí por favor, terminame de plegar la alita que tengo que salir a llamarlo, estoy linda? Sos boba? Si vas a hablar por teléfono. Ay, si tenés razón.
Placa roja: Ultimo Momento, Rictus habría liberado al rehén. La Dulce Señorita Que Solia Ser Cuando Salía Con Él habría vuelto a portar la brillante sonrisa de felicidad que solía tener.

183 días después del dia T.A
Que felicidad, un hombre en la faz de esta tierra que siente igual que vos. Que se juega a todo o nada y que apuesta por un futuro de dos cuartos de helados juntos pero no pegados. Que alegrón, vos si que te sacaste la lotería, nena, aprovecha porque esto no se da todos los días, te dice tu tía mientras que la otra te dice, te estas cuidando, no? Tu papá insiste en saber de donde es, de que trabaja y que pretende de su vida, tu hermano y tu amigo celoso te advierten que ya no les importa que parezca un accidente o que los metan en cana si te lastima y tus amigas que comienzan a envidiarte sanamente (¿alguien me puede decir si la envidia sana existe?)
Ahora si, que si antes hacia cosas por él que no hacías por nadie, ahora ¿Que mas puedo pedir?, pensás: a los treinta años con salud, dinero y amor. Entonces comenzás a sentir la necesidad de que el mundo lo sepa empezando por tu familia, a la que él se niega a conocer cada vez que se lo planteás. Querés pasar el 90% de tu tiempo con él y ya empezás a buscar niditos de amor de tres ambientes…

Pausa

Es en este momento cuando gradualmente los originales apodos comienzan a ser reemplazados por los típicos apelativos: amor, corazón, mi vida hasta volver a los otrora diminutivos de nombres propios terminando en la faz nombre y apellido completo. Comienzan a ser mas frecuentes los dias en que vestis pijama ridiculo mirando Chiche Gelblung un sabado a la noche en su departamento que los que usas tacos altos y strapless atigrado. Él ya no se molesta en cambiarse los pantalones de fútbol del sábado por la tarde para ir a cenar con vos, es más, le parece super gracioso y casi la realización de un sueño: la bella y la bestia ao vivo en un restó de Almagro.
Aumenta paulatinamente las salidas de “soltera” que las salidas de “cazada” (si, con Z), o lo que es peor, te acompaña a las salidas con cara de pocos amigos y se va antes de que termine argumentando que esta un poco cansado, pero que vos te quedes todo el tiempo que necesites, que te espera en la cama, durmiendo como una morza, aclarando con esto que te olvides una vez mas de tener sexo, eso que tenian hace un tiempo y que lo llamaban hacer el amor.

Día 366. Día N.S.V.S.Y

Sos la mujer con la que soñé toda mi vida y soy en este momento el hombre más triste del universo porque no te puedo amar como vos me amas a mi. Mira que lo intente de muchas maneras, pero me estaba sintiendo mal al no corresponderte en el sentimiento. No Sos Vos Soy Yo (N.S.V.S.Y)
Pará ¿Vos me estas diciendo que me estas dejando porque si bien me querés y soy la mujer perfecta para vos, no me podes amar como yo te amo a vos?, ¿Que diferencia hay entre los te quiero iniciales y los te amo posteriores?, por lo que veo letras pero debe haber algo mas… ¿Será que aumenta el nivel de compromiso?, ¿Será que ahora no se juega?, ¿Será que atan y asfixian?
Ya esta pensando en volver a escribirle a tu psicóloga cuando le preguntas:
¿Vos no me dijiste Te Amo? ¿O yo leí mal? Si Mimí me confirmó que eras vos, esta boluda cuando se pone a doblar alitas se enceguece, pero juraría que creí leerlo. Pará, ¿cual es la diferencia entre mi te amo diciéndolo a los ojos y el tuyo vía SMS?

Silencio.

Ahí esta la diferencia. Otra vez problemas de comunicación: vos lo dijiste con el mismísimo corazón a los ojos y con un beso y el lo dijo con los dedos, al celular y a la distancia. No se si tendrá que ver pero que las hay las hay.

Él toma un trago de su té de hiervas al mismo tiempo que vos tratas de bajar el maní salado con cáscara con un trago de cerveza negra y justo ahí en el final del vaso, debajo de la palabra Durax una frase: “luego no me digas que no te avise”.