Se ha producido un error en este gadget.

Translate

lunes, 8 de marzo de 2010

Seis imposibles por día

Cuando Alicia en su país de las maravillas se plantó frente a la Reina y segura esgrimió la idea de que nadie puede creer cosas que son imposibles la Reina, ni lenta ni perezosa, le respondió que cuando ella tenía su edad solía pensar en seis cosas imposibles todos los días durante media hora cada día y que finalmente - y lo maravillosos viene ahora - terminaba creyendo que eran posibles.

Hoy por la mañana te dan ganas de poner en práctica la teoría de esta Reina que ya la quisieras tener de amiga un jueves por la noche cerveza negra mediante y escucharla decir de su boca que todo es posible, arrancando imperturbable millones de hojas del calendario de una historia bajo el sometimiento del tirano Imaginario Social. Ese gran dictador usurpador de ilusiones de cambio al que le echamos la culpa - porque siempre es mas fácil echarle la culpa a un tercero - de no animarnos a pensar en que lo imposible puede ser su contrario.

Bien, si la Reina hubiera sido argenta lo primero que recomendaría seria preparar unos ricos mates, luego escuchar ese tema que hoy es tu tema especial pero que mañana puede dejar de serlo, respirar hondo y atreverse a pensar en seis imposibilidades antes de empezar el día. Pones en práctica tales recomendaciones al estilo receta del buen vivir sacada de un libro de autoayuda pero ya hay algo que no te cierra: Su Majestad quiero que sepa que me cae de perlas y no esta demás decir que sería un honor para mi cocinarle un día de estos unas ricas pastas con una salsa que me sale de rechupete, le pido disculpas por tal palabra lejos de todo léxico formalista es que es la única que describe a la perfección mi don pero volviendo al tema me acabo de dar cuenta que hay algo de su teoría que no me cierra y me parece que es en el verbo pensar. Si, asi como lo oye: Pensar, acción que me ha traído muchas satisfacciones porque, sobre todo, me ha servido para abrirme paso entre tanta supuesta rama fuerte del árbol de la humanidad pero la verdad que cuando me pide enumerar imposibilidades la primera que se me presenta es que no podría pensar en ellas sino imaginarlas o soñarlas. Si me permite, con todo el respeto que su Majestad merece, creo que deberíamos reformular la teoría y establecer no pensar en imposibilidades sino imaginarlas o soñarlas. Le solicito que tenga a bien considerar estos dos nuevos métodos que le propongo ya que tengo pruebas fehacientes de que funciona, de que no es verdad que lo onírico quede en ese terreno y no se vuelva realidad. Permítame decirle, que en estos treinta años llevo casi once mil noches soñando con imposibilidades y otros tantos días viéndolos hacerse posible, para bien y para mal, mas lo primero que lo segundo.

Asi que mi queridísima Reina, y ahora perdoname que te tutee y que no me arrodille antes tus pies pero aprovecho que el tirano ha sido derrocado, te propongo pensar menos y soñar más, aunque esto sea el primer ítem de la lista. Empezemos ahora, tomate el primer mate de la ronda, aca tenés lápiz y papel, te concedo el cálido placer de empezar la lista, luego sigo yo y luego vos que estás leyendo que sos uno de esos imposibles vuelto realidad.

7 comentarios:

  1. Nuestro querido y frío amigo Don Waltt Radio Disney decía: "Si lo puedes imaginar lo puedes realizar"

    Soñar imposibles es imaginar que algo que es posible es imposible.

    Es por ello que una/o debe darse cuenta que si logra pensar en algo, ese algo existe, ergo es posible. Esa pared, esa casa, ese viaje, ese disco o ese/a muchacho/a si lo vemos (en la realidad o en la mente) son posibles.

    "Anónimo"
    Mi identidad será revelada, pero no aún.

    ResponderEliminar
  2. Si lo piensas puede existir, primer paso, todo inicia en la mente, somos hecho de sueños...

    ResponderEliminar
  3. Sr. "Anonimo" que bueno que este nuevamente por estos pagos. Se extrañaba sus siempre tan sutiles como férreas reflexiones. Le debo confesar que he pasado mi vida desafiando con preguntas y dudas el maravilloso proceso de que un sueño o un deseao sentido con vehemencia pueda volverse realidad. Creame que siempre he recibido un soplo en el rostro a modo de castigo por incredula. Porque finalmente he tratado y aun lo sigo haciendo de creer en un imposible y luego verlo hecho realidad. Tan real como que me llamo Barbara y tengo treinta años. Algunos lo llaman milagro y se lo adjudican a santos yo lo llamo fe y pensamiento firme y se lo adjudico a personas como ud o como yo. Asi de facil y asi de complejo. Asi de magica y maravillosa es al vida.

    ResponderEliminar
  4. que bueno que esta el blog... para cuando el libro??

    ResponderEliminar
  5. Barbara, de vuelta un "MS" y apoyo la moción de que para cuando el libro?

    Por otro lado, los sueños de lo real, esta a un paso de lo que uno quiere. Todo es un imposible diario, pero nuestra perseverancia, es lo que nos hace personas, y mas de uno/a desde un sueño, realizo grandes cosas en la vida. Así que esta nueva reflexión, me dejo algo para pensar de mi mismo. Javier

    ResponderEliminar
  6. Me encanta como escribis: Original simple, divertido e inteligente

    ResponderEliminar
  7. Javier. Gracias por tu calificación (MS). La voy a volcar en el boletín, mi vieja se va a poner muy contenta y me va a dejar salir a jugar a la calle.
    Por otro lado propongo un Máster en Perseverancia y Constancia y que la tesis sea volver un sueño realidad. De esta forma la humanidad comenzaría a creer que este pensamiento mágico que es creer en imposibles vueltos posibles sea un pensamiento lógico y entonces factible de ser. Abrazo

    ResponderEliminar

Dejá tu comentario que será respondido a la brevedad.